EL RETO DE LA INCLUSIÓN LABORAL

El equipo educativo de Emancipación somos conscientes de las dificultades que la juventud está teniendo para incorporarse por primera vez al mercado laboral y conseguir el primer empleo. Con un paro juvenil que supera el 30% consideramos un objetivo prioritario el acceso al empleo si queremos que la transición a la vida independiente y autónoma de los y las jóvenes que atendemos sea una realidad

Por ello estamos intensificando nuestros esfuerzos en dos líneas de trabajo que consideremos especialmente importantes. Por una parte  estamos incidiendo en  los itinerarios formativos que diseñamos en función de las preferencias personales pero teniendo en cuenta la realidad y demandas del mercado laboral, de modo que los intereses y motivación se conviertan en oportunidades reales de empleo. Por otra parte estamos creando una red de empresas colaboradoras en la inclusión social.  En este sentido, estamos visitando empresas con un doble objetivo. En primer lugar queremos que nuestros y nuestras jóvenes puedan conocer de primera mano del empresariado qué tipo de perfiles necesitan, qué conocimientos, destrezas y habilidades demandan y cuáles son los valores del trabajo que buscan. En segundo lugar, pero no menos importante, buscamos empresas colaboradoras y sensibles abiertas a la posibilidad de firmar contratos de prácticas laborales que puedan conducir a nuestros y nuestras jóvenes a un futuro empleo.

Las dificultades de inserción sociolaboral se agravan cuando hablamos de jóvenes migrantes ya que existen numerosas trabas burocráticas y retrasos en la tramitación de los contratos para este colectivo. Desde aquí queremos denunciar esta situación que en nada ayuda a la transición a la vida independiente de estos y estas jóvenes y, por consiguiente, a la construcción de ciudadanías plenas.

 

Equipo educativa de Emancipación