Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/24/d673671892/htdocs/mensajerosdelapaz/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5483

Estas fiestas de Pascua el hogar de CAM Burjassot II ha tenido la oportunidad de viajar a Asturias y rodearse de naturaleza, que tanto nos gusta, en su estado más puro.

Durante nuestra estancia, entre el 24 y el 29 de abril, hemos estado alojados en una vivienda de la villa marinera de Luanco, la más cercana al Cabo de Peñas, el punto más septentrional de Asturias, donde nos hemos empapado de la cultura marinera que ofrece esta villa caminando por su paseo marítimo, el puerto, sus dos playas y hablando con los pescadores sobre esta maravillosa cultura.

Hemos conocido pueblos y subido montañas,  hemos dado de comer a vacas y paseado por prados y bosques sin fin, todo ello rodeados de mar y de ese color verde tan especial que caracteriza a este paraíso natural.

Una de las citas que no podía faltar fue la visita a Covadonga, donde hemos visitado la Santa Cueva, gruta en las estribaciones del monte Auseva a pies del parque natural de los Picos de Europa, una de las mejores reservas mundiales de los ecosistemas del Atlántico. En ella se encuentra la virgen de Covadonga, también llamada cariñosamente por los asturianos como “La Santina”. A unos metros de la cueva nos ha impresionado su espectacular basílica, construcción que data del año 1877 de estilo Neo-Románico hecha en piedra rosácea y marmórea extraída de las mismas montañas de Covadonga.

En el viaje también hemos podido visitar un pequeño zoo cerca de Oviedo utilizado como centro de rehabilitación de animales llamado “Zoo El Bosque”,  donde nos han explicado en primera persona la función que desarrollan sus profesionales rescatando animales abandonados y heridos procedentes de circos y de particulares. Vimos animales en peligro de extinción como el lince Ibérico, interactuamos con otros como wallabies y loros, y nos agradecieron nuestro granito de arena aportando el precio de la entrada ya que es la única ayuda económica que reciben.

Ha sido una experiencia inolvidable en la que los y las menores, a través de esta experiencia, han trabajado habilidades fundamentales para la convivencia como la cohesión de grupo, el compañerismo o la empatía y han compartido momentos y vivencias que seguro recordarán durante mucho tiempo.